Para caminantes

Historia y libertad de expresión

Muchos consideran que la libertad de expresión es una de las conquistas irrenunciables del mundo democrático. Por lo mismo, condenan a quienes, en el pasado (como también en el presente), perseguían a otras personas por manifestar ideas diferentes de las impuestas por las autoridades.

Sin embargo, también hoy existen tendencias e incluso leyes que persiguen como “peligrosas” la difusión de ciertas ideas.

Por ejemplo, la apología pública de la violencia, del odio, del racismo, es considerada dañina para el orden social y, por lo mismo, penalizada por las leyes de no pocos países.

La mayoría de los defensores de la libertad de expresión estarán de acuerdo en que sería correcto prohibir la divulgación de ideas que incitan a la injusticia y a la violencia. Aquí colocamos nuestra pregunta: ¿habría que prohibir también la difusión de ideas y valoraciones de tipo histórico?

Algunos estados, en concreto, han aprobado normativas por las que se prohíben ciertas afirmaciones sobre temas del pasado. ¿Es correcto este modo de proceder?

Pensemos, por ejemplo, en Estados que han prohibido la publicación de estudios o las conferencias que nieguen la existencia de un holocausto contra los judíos durante el nazismo. Recordemos también la normativa, aprobada en Francia en el año 2012, según la cual sería castigado quien negase la existencia de un genocidio a la hora de explicar los sufrimientos y asesinatos de armenios por parte de las autoridades del imperio turco entre los años 1915 y 1917.

Detrás de este tipo de normativas hay un criterio de fondo válido: no es correcto permitir en la vida social que se difundan ideas que puedan servir para avalar comportamientos peligrosos. Pero aplicar lo anterior a temas de naturaleza histórica, ¿es correcto?

La pregunta no apunta a ver si sea bueno o malo afirmar o negar si un hecho del pasado sea genocidio. Estas valoraciones se elaboran desde estudios serios basados en documentos válidos. Más bien se trata de reflexionar sobre la posible peligrosidad social de quienes emiten juicios de naturaleza histórica sobre hechos del pasado, especialmente cuando tales hechos se refieren a la muerte de miles de personas injustamente asesinadas.

Dar una respuesta no es fácil. Además, en este tipo de discusiones se dan elementos que van más allá de lo estrictamente académico: es fácil suponer que quienes niegan el holocausto de los judíos o el genocidio armenio pueden tener actitudes favorables a quienes perpetraron tales hechos.

Por lo mismo, hay que reflexionar seriamente sobre este tipo de temáticas, para lograr en la vida pública una justa compaginación entre el derecho a una correcta libertad de expresión, por un lado, y el deber de castigar a quienes difunden ideas que pueden dañar gravemente la convivencia social, por otro.
Fernando Pascual, A&A nº21

+ artículos de esta sección

Redacción eAD

viernes, 13 de abril de 2012

Recomienda este artículo Nombre: e-mail: Enviar
         

BUSCAR

SANTORAL

 - Sofia
 - Jose Cupertino
 - Irene
Nombre:
Día: Mes:
  Buscar  
(busquedas sin acento)

EFEMÉRIDES

 - 1765 - Nace en Belluno, Venecia, Italia, Gregorio XVI.

LECTURAS


Colaboradores  - Publicidad  - Nosotros  - Contacto  - Condiciones Generales