Con la Iglesia

Resucita Cristo por nuestro bien

“Al dolor, siguió la alegría luminosa de la Resurrección. ¡Qué fundamento más claro y más firme para nuestra fe! Ya no deberíamos dudar. Pero quizá, como los Apóstoles, somos todavía débiles y, en este día de la Ascensión, preguntamos a Cristo: ¿Es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?; ¡es ahora cuando desaparecerán, definitivamente, todas nuestras perplejidades, y todas nuestras miserias?”

San Josemaría, en el número 117 de “Es Cristo que pasa” nos da la clave de un momento muy importante para la humanidad.

No es de extrañar que los discípulos estuvieran tristes tras la muerte de Cristo en la cruz. Tampoco que tuvieran miedo y que se escondieran. Era un proceder lógico y natural en seres humanos que, al fin y al cabo, no habían acabado de comprender ni lo que estaba sucediendo ni lo que iba a suceder.

Había dolor. Y a tal situación espiritual sucedió lo que era de esperar que sucediera y que no era otra cosa que la resurrección de Cristo. Había prometido que así sería y así fue.

Es, sin duda alguna, algo fundamental para nuestra fe y, por eso mismo, con ella nuestra fe es cierta y verdadera y sin ella es vana (cf. 1 Cor 15, 14) Sin embargo, más que demostrada que la resurrección de Cristo fue, es, cierta, lo que sigue es lo único que puede seguir a tal situación: hemos sido salvados y, por eso mismo, nos encontraremos, cuando Dios quiera, habitando alguna de las estancias que Cristo nos está preparando en el definitivo Reino de Dios.

Si hay una persona que, también en este momento, es fundamental tenerla como esencial en nuestra vida (en ésta y en la que tiene que venir) es María, la Madre Dios y Madre nuestra.

A tal respecto, el Beato Juan Pablo II, en una catequesis mariana de fecha 21 de mayo de 1997 dijo que “Un autor del siglo V, Sedulio, sostiene que Cristo se manifestó en el esplendor de la vida resucitada ante todo a su madre. En efecto, ella, que en la Anunciación fue el camino de su ingreso en el mundo, estaba llamada a difundir la maravillosa noticia de la resurrección, para anunciar su gloriosa venida. Así inundada por la gloria del Resucitado, ella anticipa el "resplandor" de la Iglesia (cf. Sedulio, Carmen pascale, 5, 357-364: CSEL 10, 140 s).”

Pero, además, que “Por ser imagen y modelo de la Iglesia, que espera al Resucitado y que en el grupo de los discípulos se encuentra con él durante las apariciones pascuales, parece razonable pensar que María mantuvo un contacto personal con su Hijo resucitado, para gozar también ella de la plenitud de la alegría pascual.”

María, pues, es de pensar que también vio a Jesús, tras la resurrección, de forma muy especial. Jesús no pudo dejar de ver a su Madre, incluso antes que a María Magdalena, pues era una muestra de Amor del Hijo por la Madre.

Por eso “la Virgen santísima, presente en el Calvario durante el Viernes santo (cf. Jn 19, 25) y en el cenáculo en Pentecostés (cf. Hch 1, 14), fue probablemente testigo privilegiada también de la resurrección de Cristo, completando así su participación en todos los momentos esenciales del misterio pascual. María, al acoger a Cristo resucitado, es también signo y anticipación de la humanidad, que espera lograr su plena realización mediante la resurrección de los muertos.”

Jesús resucita por nuestro bien porque tal era la necesidad que tenía el ser humano para ser salvado. Su sangre nos valió la salvación eterna prometida por Dios. Y eso sólo podemos agradecerlo como amor, entrega y servicio.

Jesucristo resucita y, por eso mismo, debemos agradecer cada momento de su vida porque, con ella, nos dio la nuestra para siempre, siempre, siempre.

+ artículos de esta sección

Eleuterio Fernández Guzmán

miércoles, 11 de abril de 2012

Recomienda este artículo Nombre: e-mail: Enviar
         

BUSCAR

SANTORAL

 - Leon IX
 - Beato Marcel Callo
Nombre:
Día: Mes:
  Buscar  
(busquedas sin acento)

EFEMÉRIDES

 - 1560 - Muere Philipp Melanchthon, erudito y religioso protestante alemán.
 - 1882 - Muere Charles Darwin, autor de la teoría de la evolución por selección natural de las especies.

LECTURAS


Colaboradores  - Publicidad  - Nosotros  - Contacto  - Condiciones Generales